No sé si te has fijado que muchos gurús del Marketing hacen un vídeo conduciendo, es decir, está una persona conduciendo y hay alguien grabando. Tal vez te has preguntado ¿por qué hacen esto? ¿Por qué crean toda esta situación de conducir?

Y esto es por un pequeño truco mental (el mago revelando sus trucos) que hace nuestro cerebro que es muy simple: cuando estás ahí mirando el vídeo, como si fueras un pasajero, te estás situando en una posición donde, normalmente, hay alguien de mucha confianza. Si estás hablando con alguien que conduce o estás como copiloto, es como si estuvieras con un familiar o un amigo, con alguien de mucha confianza, no estás con un desconocido en esta situación.

Y entonces, al situar la cámara filmando la persona que conduce, tu cerebro entiende esto como una relación de confianza, y eso es lo que buscamos siempre; CONFIANZA con las personas que nos siguen. Porque esa confianza es una de las partes más importantes al encontrar clientes. Al generar un buen negocio, es el primer paso; primero tienes que generar esa confianza, te tienen que conocer, hasta llegado el momento en que haya el deseo y compren tu producto o quieran saber más de lo que haces.

Y esta situación de colocar la cámara en el lugar del copiloto tiene esta función, por eso has visto a muchos marketers que hacen este vídeo clásico donde hablan con el copiloto.

Espero que te sirva y lo apliques.