El otro día,  una persona de 18 años me escribió preguntando por el programa de Beneficios Continuos, diciendo: ¿Yo podría montar un negocio con ingresos recurrentes?

La verdad es que me llamó la atención, me hizo reflexionar.

Hay muchas cosas en la vida que están realmente condicionadas por la edad: no puedes a ciertos lugares si no tienes cierta edad, no puedes ser abogado si tienes 18 años porque tienes que cursar una serie de formaciones que implican que llegarás a cierta edad, y también por temas de imagen y muchas cosas más.

Pero en los negocios no es así; hay personas muy jóvenes que hemos iniciado negocios.

Cuando tenía menos de 18 años, ya había arrancado varios negocios, algunos desde cero, con las fuerzas y las ganas. Esa es una de las ventajas, pues montar un negocio sólo depende de ti. Así que si te estás poniendo la excusa de que tienes 18 años, o 60 años, o que no eres de tal país… todo esto son excusas.

Al final, un negocio se puede emprender a cualquier edad, no tiene reglas, tú pones tus propias reglas y es una gran ventaja. Aunque también es la oportunidad para ponerte muchas excusas, es la forma en la que muchas personas usan esa gran libertad, tienen miedo y ahí piensan en las cosas que los frenan.

Olvídate de todas las excusas, tú puedes montar un negocio a cualquier edad, en  cualquier circunstancia, con dinero o sin dinero, no hay excusa que valga, siempre hay una oportunidad.

Montar un negocio es solucionar un problema, y hay un montón de problemas en el mundo; las personas, los profesionales, las empresas tienen un montón problemas, y estoy seguro que tú,  sean cuales sean tus circunstancias, puedes contribuir a solucionar estos problemas y, por lo tanto, tienes la oportunidad de montar un gran negocio.