PÁGINA 2/2

PARADIGMAS

En esta página veremos unos puntos esenciales sobre productividad y éxito:

  • El éxito aparente y sus problemas
  • El camino rápido al éxito auténtico
  • El nuevo paradigma de la productividad
  • El método para que puedas aplicar todo esto a tu vida

Además obviamente resolveremos el enigma del problema oculto en la historia de Carlos y Víctor.

Si no has leído la página anterior es importante que lo hagas antes ya que todo esto viene de ahí.

>>> Contenido anterior: ÉXITO

¡Seguimos!

ÉXITO APARENTE

En una congreso que organicé cuando era Director del Master de Marketing y Redes Sociales en la universidad de ESERP, un reconocido experto de Marca Personal me comentó en una comida privada:

“Cada día me piden más y más conferencias y artículos pero al final me paso el día arriba y abajo, un montón de trabajo para mantener las redes sociales y parece que no hay forma de ganar dinero. Las conferencias no me dan de comer y cuesta mucho encontrar clientes.”

Su tono era amargo y frustrado. Tras su éxito aparente se ocultaba un fracaso.

Este tipo de conversaciones son muy habituales entre personas de supuesto éxito. Al final, el éxito aparente es externo pero quien lo vive puede experimentar una derrota.

Los que ves dando conferencias y viajando acostumbran a explicarte que quisieran más tiempo para estar en casa.

Los que ves con gran actividad en las redes sociales acostumbran a explicarte que les da mucho trabajo y pocos resultados.

Los que ves con grandes responsabilidades acostumbran a compartir el peso que esto supone y lo mucho que desearían otra forma de trabajar.

Al escuchar esto una y otra vez sólo se puede llegar a una conclusión:

“No hay peor fracaso que un éxito mal diseñado”

Estos son los peligros del éxito aparente.

Pero hay otro lugar, otro éxito.

Yo hace tiempo que diseñé mi propio éxito más allá de las apariencias y he llegado ahí.

Te prometo que vivo la vida que quiero en cada instante.

Quizás por esto ya no me ves dando mil conferencias ni con mucha actividad online. Antes lo hacía pero lo abandoné.

Ahora prefiero navegar y disfrutar de mi tiempo mientras mi actividad profesional se basa en mi pasión y en un método inteligente que me permite ser productivo.

Es por eso que te invito a aspirar al éxito auténtico y a diseñar tu propia forma de trabajar. Así serás feliz más allá de las apariencias de éxito.

CAMINO AL ÉXITO AUTÉNTICO

¿Qué prefieres, camino directo o la vía lenta?

Obviamente no queremos dar vueltas. Nos interesa llegar al destino.

Por esto es muy importante que definas correctamente el éxito que buscas para que no tengas que dar vueltas.

No te preocupes, te ayudaré a hacerlo en el módulo 2 del programa que te presento al final de esta página. Es parte del regalo que te he prometido.

Pero antes quiero que resolvamos juntos el enigma del problema oculto y la historia de Carlos y Victor.

¿Recuerdas?

Te lo expliqué en la página anterior (haz clic aquí para leerlo de nuevo)

Carlos se ha levantado y ha hecho un montón de cosas de forma muy eficaz.

Victor ha disfrutado de una mañana tranquila y ha tenido una única idea.

¿Quién crees que se ha acercado a su objetivo?

¿Cuál de ellos ha sido más productivo en su camino al éxito?

En cierto sentido podríamos decir que Carlos ha hecho más cosas. Como mínimo ha trabajado más horas y ha estado más ocupado.

Y parece que Victor ha hecho poco. Pero se ha tomado el tiempo de reflexionar y se ha hecho una pregunta muy importante “¿Como podría evitar hacer estas cosas?”.

Es decir, Carlos está enfocado en el trabajo del día a día y Victor se cuestiona su propia forma de trabajar y busca soluciones más allá del hacer y hacer sin parar.

Si medimos el tiempo vemos claramente que Carlos ha trabajado mucho más. Pero si miramos el valor generado y el resultado probablemente, Victor, con su idea, ha conseguido avanzar más hacia su lugar deseado.

“Avanzar no es hacer mucho sino hacer lo correcto”

Imagino que al leer lo que hacían Carlos y Víctor ya habías intuido que era Víctor el ganador. El simple hecho de dedicar más tiempo y hacer mucho no garantiza haber avanzado en el camino que deseas. Hay otras cosas a tener en cuenta y son las que se valoran en el nuevo paradigma de la productividad.

Pero antes de avanzar en este nuevo paradigma quiero que reflexiones aún con más profundidad.

Hay un secreto profundo en la historia:

“El viaje y el destino son un mismo lugar”

Generar valor no es sacrificarse ni dedicar la vida al trabajo.

Cambiando la forma en que trabajas y adoptando el nuevo paradigma de la productividad te convertirás en la mejor versión de ti y serás feliz.

Verás que aparece una nueva realidad donde la esclavitud del tiempo desaparece y los frutos de tu trabajo se manifestarán.

Veamos esto en detalle en las dos visiones de la productividad:

ANTIGUO PARADIGMA

Antes – y muchos siguen haciendo esto – la productividad se media por volumen. Hacer muchas cosas, organizarse con eficacia y gestionar bien el tiempo eran las claves para ser productivo.

Es una visión industrial de la productividad. Se trata de fabricar muchas cosas.

Pero ese paradigma no tiene en cuenta cosas importantes y esta siendo abandonado.

EL NUEVO PARADIGMA

Los últimos descubrimientos científicos han cambiado el enfoque de la productividad.

Se ha descubierto que el estado de flujo es la clave en la obtención de resultados. Es el estado en que los grandes atletas ganan sus partidas. Es el estado del que surgen las grandes ideas que cambian el mundo.

Una simple idea lo puede cambiar todo.

En este paradigma la gestión del tiempo no es importante.

Hacer mucho no es importante.

La verdadera clave es el foco en la generación de valor y la obtención de resultados. Y para hacerlo el estado y la energía con la que trabajamos es absolutamente clave.

Hay empresas que ya han adoptado parte de este modelo. Best Buy por ejemplo no tiene en cuenta el tiempo que dedican al trabajo sus empleados. Usan un sistema llamado ROWE (Results Only Work Environement) donde el trabajo se valora únicamente por los resultados que genera.

Ya conoces el cambio de paradigma y estoy seguro que quieres adoptarlo de inmediato. Es normal, las ventajas son múltiples:

  • Es la vía rápida hacia el éxito
  • El trabajo se convierte en fuente de felicidad
  • Es la forma más inteligente de trabajar
  • Mantienes la energía alta y disfrutas del estado de flujo

Pero para dar el salto hace falta algo más que estudios científicos. Necesitas una ayuda práctica con métodos recursos y sistemas de trabajo.

Esto es lo que trato en los emails que envío con vídeos recursos y ideas que te inspirarán a ser más productivo y eficaz en tu camino al éxito personal y profesional.

Si quieres puedes registrarte y te mandaré contenidos de valor regularmente en tu email.