En esta oportunidad quiero responder a una pregunta, a un comentario que hizo una persona en mi página de Facebook donde coloqué un mensaje en el que explicaba que, para mí, se había terminado esa época o esa mentalidad del esfuerzo, del sudor en la actividad profesional o en los negocios, y esta persona me comentaba: “Hay un engaño en decir que las cosas son sin esfuerzo”.

Y por supuesto, montar un negocio o activar una actividad profesional requiere perseverancia, esfuerzo, persistencia; siempre hay dificultades que hay que superar.

No estoy diciendo que no haya que hacer esfuerzo. Cuando me refiero a esa mentalidad del sudor es esa mentalidad de intercambio del esfuerzo, como si el esfuerzo tuviera un valor, como si dedicar mucho tiempo y esfuerzo generara un valor de por sí.

En la era Industrial eso tenía sentido porque había una fábrica, te contrataban por horas, pero en esta nueva era esto no tiene sentido. Lo que tiene sentido es generar valor, ayudar a una personas o empresas a transformar una situación, por eso lo que importa ahora es la generación de valor y no el esfuerzo que tú haces para generar ese valor.

Hoy tenemos una serie de posibilidades en nuestras manos a través del entorno digital como Internet, vídeos, compartir o hacer automatismos que permiten generar valor sin ese esfuerzo de tiempo en tu día a día.

Para montar todos estos activos que trabajen para ti, tienes que trabajar y crearlos o encontrar a las personas que lo hagan para ti, debes exprimirte el cerebro y conseguir montar algo que genere valor. Pero una vez que tienes eso montado, si tienes en tu empresa una fuente de ingresos recurrentes a través de sistemas automáticos, vídeos o equipos que gestiones tareas, eso entonces es otra mentalidad.

Llegado a un punto, después de la etapa de tiempo y dinero para crear esos activos, ese sistema trabaja para ti y elimina la ecuación del sudor del trabajo para generar ingresos.  Eso no significa que los negocios se hagan de forma automática; hay que hacer algo para conseguirlo, y ese primer camino, esa primera inversión de montar unos ingresos recurrentes en tu negocios, hay que hacerlo. Una vez lo tienes, trabajan para ti y has salido de esa mentalidad de intercambio del tiempo.

Espero que se entienda, no es que hacer negocios sea algo fácil, automático y que se hace sin esfuerzo, pero sí que estamos en una era en la que puedes crear elementos, cosas, activos que trabajen para ti sin que esté tu esfuerzo, tu sudor y tu tiempo una vez que los has creado.