La diferencia esta en la base desde la que surgen pensamientos y emociones.

En una opción los pensamientos surgen de las circunstancia actuales. El problema presente genera preocupación. La emoción y ansiedad por el problema no resuelto nos gobierna. Surge el dolor y nos ancla de forma fija en el problema presente. Esta opción nos convierte en víctimas y no nos deja avanzar ni aprender.

Young woman using laptop sat on tree trunk in fore

En la otra es la propia mente que crea los pensamientos y emociones sean cuales sean las circunstancias. Nos convertimos en creadores. Vemos la circunstancia actual pero nuestra mente crea un futuro deseado. Basado en esos pensamientos tenemos emociones que nos dan la ambición y la fuerza del cambio. Y así tenemos dirección y fuerza para superar cualquier circunstancia.

Al final ambos movimientos están en nuestra mente de forma simultánea. Son una balanza. El peso de una de las dos tendencias dominará nuestra experiencia y marcará nuestro futuro.