Una de mis obsesiones en la vida es aprender e investigar, si me conoces de cerca, sabrás que la palabra “obsesión”, más que ser una exageración, es una forma suave de describirlo. Aprender e investigar para mí son una necesidad.

En el camino de aprender cosas, hay algunas que son muy básicas, especialmente si hablamos a nivel profesional. Son esas lecciones que te abren puertas a la eficacia, a nuevos mundos, a la rapidez. A veces son muy básicas, como las que ahora te voy a comentar.

idiomas

Saber inglés también ha sido una de las claves en mi vida. Creo que cualquiera que tenga inquietud y no sepa inglés, es lo primero que debe aprender. Es sin duda la puerta al conocimiento de hoy en día y, por lo tanto, la forma en que pueden entrar muchos otros activos para tu carrera profesional. Y hoy es tan fácil con las herramientas que tenemos, que no tienes excusas.

Es verdad que otros idiomas, como el francés, también han sido puerta a muchas cosas buenas en mi vida, de hecho, he vivido 6 años en Francia, pero no me han dado poco a nivel profesional. Entran más en el terreno personal como el catalán, mi idioma materno y principal, el chapurreo de italiano o las largas horas aprendiendo tibetano (con poco resultado).

Otra cosa que aprendí y que me ha permitido optimizar mucho tiempo, ha sido mecanografía. Me acuerdo de esas clases de domesticación viendo las letras que se encendían en la pantalla. A menudo pienso que mi vida hubiera sido diferente sin saber esto tan básico. Es como aprender a andar.

leer más rápidoHay, sin embargo, una lección que he tenido pendiente muchos años, me ha atraído pero no había topado con la forma de aprenderla. La verdad es que por más que tenía curiosidad, no investigé suficiente. Es la lectura rápida. Creo que leer rápido es algo esencial, y en eso no soy un as. Ahora me he puesto a aprenderlo con una aplicación del iPad que se llama Leer más rápido. Es genial, entretenida y notas el progreso; te la recomiendo.

Y sigo con más lecciones pendientes:

Me gustaría hablar alemán por la calidad de los contenidos que se generan en ese idioma. Un día, Javier Piedrahita, de Marketing Directo, me explico cómo para él, estar conectado a este idioma, había sido una de las principales claves de su aprendizaje profesional. Y sus vídeos sobre marketing traducidos de la televisión alemana son una prueba de ello.