En esta ocasión quiero hablarte de un tema recurrente, que a mucha gente que se dirige a mi le ha pasado. Tienen un negocio online que les va bien, generan beneficios pero no les acaba de llenar. Y me dicen: ¿Qué puedo hacer con esto, Miquel? Yo siempre les expongo mi caso personal.

A lo largo de la vida he podido comprobar que lo más importante cuando tienes un negocio es ser feliz. Y no lo digo como si fueran palabra vacías, sino que realmente creo que debes ser feliz haciendo lo que realmente te gusta.

Creo que dentro de los negocios online existen dos vías que yo mismo he comprobado y explotado. Ambas vías, ambos caminos son igualmente válidos y pueden funcionar.

 

Los caminos para que un negocio tenga éxito:

 

-Creando activos que funcionan

Has creado un activo que funciona y te va bien. Ahí debes apostar por seguir creando activos, generar productos para tus audiencias. Escalar y seguir ampliando hasta que tu negocio funcione en automático o semiautomático.

Como experiencia personal, este modelo me generó mucho dinero y mucho tiempo libre. Tanto tiempo libre que, de verdad, no sabía qué hacer. Y eso también hizo que me apartara de ese modelo y apostase por el otro.

 

-Formando a personas

Este otro modelo se basa en la formación de personas. Tienes amplios conocimientos en tu negocio, conoces las claves y lo entiendes. Te apasionan las personas, estar en contacto con ellas y ayudarlas a mejorar en sus negocios. Entonces tu modelo será el de formar a otros.

Ahí tendrás que desarrollar tu marca personal, invertir en tu crecimiento y tener una buena base de contactos. Personalmente a mí es la que más me llena. Los dos modelos son muy buenos, pero éste es el que más felicidad me ha generado. También me plantea más trabajo, pero me hace más feliz. Todo depende de tu propósito en la vida.

 

-Una tercera vía: delegando y formando

También existe una tercera vía, pero que hay que tomar con mucho cuidado. Querer hacer los dos caminos no es recomendable, pues acabas dividiendo tu energía. La única manera de poder seguir este camino (¡y no morir agotada/o en el intento!) es teniendo muy controlada la primera vía. Te está funcionando fenomenalmente, crece sólo y lo puedes delegar en un equipo para que siga creciendo.

Para que eso ocurra debes vivir un momento de estabilidad. Si no es así, la respuesta es elegir uno de los caminos teniendo siempre presente tu propósito, el qué te hace feliz. Lo que quieres aportar al mundo.

WordPress Video Lightbox